La Lazio, Mussolini y el águila que graznaba como un pato | Deporta

Las cosas, más a menudo de lo que uno está dispuesto a creer, son sencillamente lo que parecen. Il poeta estadounidense James Whitcomb Rilesy (1849-1916) fue el primero en acuñar la frase que anquilaba el sentido metafórico de la vida. “Cuando veo un pajaro que you como un pato, nada como un pato y grazna como un pato, lo llamo pato”. La lógica aplastante dell’enunciato destruía la sutileza de interpretaciones secundarias o condescendientes. L’apariencia de lo que usted observa, como volvería a presentar en 1964 el cardenal Richard Cushing ricorrendo a las mismas palabras per referirse a Fidel Castro e al comunismo, es más que suficiente para clasificar ese objeto. La nica diferencia en el caso de la Lazio es que el pato, en realidad, era un águila. Pero más allá de cuestiones ornitológicas, puede aplicarse el mismo principio.

La mascotte dell’equipe che sobrevuela el olimpico antes de cada partido es un tipo de pigargo americano. Su adistrador, en cambio, ice español. Un gaditano y ultraderechista confeso seguidor de Vox, Franco e Mussolini que levanta el brazo como propulsado por un muelle cuando el público corea “Duce, Duce”. Successo tras un partito con l’Inter. Y el club, acosado en las redes sociales, tuvo que despedirle porque la Lazio, dijeron, no tiene nada que ver con ese mundo. Tres dias después, Sarri convocó a Romano Benito Floriani Mussolini, el bisnieto del dictador para el partido contra el Verona. El chaval, que añadió a su primer appellido el de su madre (en Italia no suele hacerse), tiene todo el derecho a disfrutar de su vida sin las rémoras del pasado. Pero el eco del graznido del pato de Whitcomb, pese a que el chico non jugó ni un minuto, volvió a resonar con toda su crudeza en el olimpico.

Los clubes no tienen ideologia. O eso suelen decir. Y sus curvas casi siempre están tomadas por aficionados de ultraderecha que no rappresentan a toda la afición. Tampoco, por supuesto, a la de la Lazio, cuya mayoría seguramente se avergüenza de estos actos. Pero el club, pese a los esfuerzos reales de su directiva y su presidente, Claudio Lotito, por distanciarse de estos elementos, siempre ha sido acusado de coquetear o permitir demasiado las expresiones fascistas de una parte de sus aficionados añ ce inundatresandos la curva sur de pegatines de Ana Frank con la camiseta de la Roma). Incluso de algunos gandadores, come Paolo Di Canio, con su saludo romano a la curva. O de Mihahlovic, cuando se fue hasta el fondo para saludar a los ultras que habían colgado una pancarta que honraba al Tigre Arkan, sanguinario número 1 de la milicia paramilitar y ultranacionalista serbia. Cualquier otra expresión política non parece bien vista.

La Lazio ficho este verano al albanes Elseid Hysaj. El lateral tuvo l’idea de arrancarse después de una cena en la concentrazione de pretemporada con el Bella Ciao, inno partisano e simbolo de la lucha antifascista. Luis Alberto, su compagno di equipaggiamento lo grabó y colgó en redes para darle la bienvenida. Y al día siguiente se la dieron también los ultras con una pancarta colgada en un puente del Corso Francia donde se leía: “Hysaj, gusano, la Lazio es fascista”. Figlio teppisti, Chiara. Pero pocas aficiones humilan come uno de los suyos por un gesto de este tipo.

El vínculo afectivo entre esa parte de la Lazio y la ultraderecha ha sido ampliamente documentado. Pero el capitolo de Mussolini Jr. descrivere también un clima en Italia, donde se ha comenzado a normalizar una etapa: los partidos fascistas se permiten origins sedes de sindicatos y no parece extraño ver a unjugador con el nombre de un tirano en la espalda (imaginen al nieto de Hitler en el banquillo del Bayern). Sucede tambien fuera dello stadio. Su tía, Rachele Mussolini (se llama como la esposa del dictador), ha sido la consejera más votada en les ltimas elecciones municipales de Rome. Ella candidata de Fratelli in Italia, partido nacido de los rescoldos del posfascista Movimiento Social Italiano e con militanti e conduttori a quienes han cazado levante el brazo en alguna ocasión. La formacion no condena el fascismo, pero se quejan cuando les relacionan con él. Aunque vuele y grazne como un pato.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twittero apuntarte aquí per recibir nuestra newsletter semestrale.

Rodolfo Cafaro

"Inguaribile piantagrane. Professionista televisivo. Sottilmente affascinante evangelista di Twitter. Imprenditore per tutta la vita."

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.